Realizada en bronce, el material más noble que a través de los tiempos ha sido utilizado por las más grandes civilizaciones y que hoy las nuevas técnicas nos ofrecen la posibilidad de policromarlo y enriquecerlo, esta obra representa la fragilidad y la belleza de la naturaleza como obra de arte en sí misma,  mostrándose  erguida, elegante, albergando en ella una semilla en el interior de un orificio y que representa la continuidad de la vida misma como legado a las nuevas generaciones de creadores de todas las ínsulas del planeta.

Este círculo es una pequeña urnacina que alberga la semilla como símbolo de fertilidad y de vida y la continuidad generacional, siendo la parte más significativa de la obra, ya que alberga la semilla que simboliza la continuidad de la acción de las nuevas generaciones de isleños para con la vida, la cultura y la acción ante la vida y el planeta. Rodeada por el mar que es el elemento fundamental que define su propio nombre ¡Premio Ínsula!

Luis Morera

wyta_1443

premioinsula

Diseño del Premio Ínsula (Luis Morera, Septiembre de 2016)