“La tempestad calmada”, del tinerfeño Omar A. Razzak, consigue el premio Ínsula al mejor documental.

El Festival Insularia-Islas en Red clausuró este domingo su primera edición, que se celebró en la Casona de San Luis de Santa Úrsula y dio a conocer su palmarés. El premio Ínsula, diseñado por el cantante y creador plástico Luis Morera, al mejor largometraje de ficción fue a parar a manos de “Conducta”, de Ernesto Daranas.

         El filme cubano “Conducta” describe, con cierto aire documental, los degradados ambientes marginales de La Habana Vieja, a la par que crítica sutilmente al régimen castrista por permitir el desamparo de los más débiles. El jurado integrado por David Cánovas González, María González Calimano y Luciano Castillo destacó el “deslumbrante reparto intergeneracional que aporta credibilidad y emoción a los personajes que encarnan”. “Conducta” competía con otros nueve títulos de Islandia, Taiwán, Japón, Menorca, República Dominicana, Fuerteventura, Nueva Zelanda y Córcega.

         El jurado de largometrajes de ficción consideró oportuno conceder un premio especial a “Corazón gigante” (Islandia), de Dagur Kári, por “la emotividad que desprende su historia y la personalidad de su protagonista”. También otorgó una mención especial a “La isla del viento” (Fuerteventura), de Manuel Menchón por “reflejar de forma fidedigna el destierro que vivió Miguel de Unamuno en la isla de Fuerteventura durante la dictadura de Primo de Rivera”.

Por su parte, el jurado de documentales, conformado por Inmaculada Pérez Machín, Luis Roca Arencibia y Emilio Ramal Soriano, decidió otorgar el galardón al mejor documental a “La tempestad calmada”, del director tinerfeño Omar A. Razzak, por “sus valores formales y artísticos y su capacidad de transmitir visualmente la historia de los pescadores de Ponza, reflejando una tradición que está a punto de extinguirse”. Además, decidieron conceder una mención especial a “Muerte por mil cortes” (Isla de la Española), de Juan Mejía Botero, por “descubrirnos una temática social desconocida a los espectadores europeos: el conflicto ecológico entre Haití y República Dominicana, empleando una miscelánea de géneros cinematográficos”.

El festival dirigido por Juanma Villar Betancort, en el que se han podido ver 131 películas de 17 regiones insulares, también concedió un premio Ínsula al mejor cortometraje de ficción a “Chantravay” (Haití) por “su ágil estructura narrativa y por su eficiente uso de la técnica cinematográfica”. El trabajo dirigido por Issonet Charlot centra su mirada en una comunidad rural del nordeste de Haití y su cultura tradicional. Asimismo, el mismo jurado decidió otorgar el galardón Ínsula al mejor cortometraje documental a “Tiznao” (Cuba) por “el inusitado interés de su historia y por saber ejecutar un lenguaje cinematográfico accesible a todo tipo de públicos”. La pieza cubana dirigida por Andrés Farías narra las tribulaciones de una pareja homosexual bajo el acecho de la amenaza de un huracán.

Insularia ha contado con el patrocinio del Ayuntamiento de Santa Úrsula, Cabildo de Tenerife, Cabildo de Gran Canaria, Gobierno de Canarias y Fundación CajaCanarias.